‘Cartografía de la represión’, los mitos del victimismo independentista

La Generalitat de Cataluña sigue construyendo su relato del victimismo, presentando España como un país donde las Fuerzas de Seguridad atentan contra el derecho a la vida y los jueces limitan el derecho a un proceso justo, donde se viola la correspondencia y no hay libertad de expresión ni posibilidad de reunirse de forma pacífica. Así lo muestra en su «cartografía de la represión», un mapa en el que denuncia supuestas «vulneraciones de los derechos civiles y políticos» en los incidentes en torno al referéndum ilegal 1-O.

La herramienta se ha publicado en la web del Departamento de la Vicepresidencia precisamente la semana en que el Tribunal de Justicia de la UE ha impedido al prófugo Carles Puigdemont tomar posesión como eurodiputado y cuando la Comisión Europea se ha negado a aceptar su iniciativa para sancionar a España por una supuesta vulneración de los derechos de las minorías.

Pese a ello, el soberanismo persiste en su empeño de elaborar una dramática de ficción a partir de las intervenciones policiales del 1-O y de incidir en la idea de que España oprime a Cataluña, como viene haciendo, según su versión, desde hace 300 años. En este sentido, el mapa viene a ser la secuela de El Born Centre de Cultura i Memoria de Barcelona, definido por el presidentQuim Torra -que fue su coordinador- como «la zona cero de los catalanes». Este museo recuerda los hechos de la Guerra de Sucesión y sublima el 11 de septiembre de 1714 como eje argumental del discurso secesionista. Ahora este mapa se erige como otra forma de representación de esa zona cero catalanista y añade una fecha, el 1 de octubre de 2017, como nuevo referente emocional de la construcción nacional.

El mapa permite buscar de forma interactiva en distintos puntos de Cataluña, España y Europa. En Bruselas emplaza el «exilio» -en realidad, huida- de Puigdemont y de los cuatro ex consellers, que considera afectados en su derecho a un proceso justo. En Ginebra coloca otro «exilio», el de la secretaria general de ERC, Marta Rovira, a la que se ha privado, dice, de su derecho a la libertad de expresión -se fugó antes de declarar en el Supremo-. Hasta Cádiz aparece en esta cartografía: la salida de un contingente de guardias civiles hacia Cataluña, alentado por vecinos que la festejaban al grito de «¡A por ellos, oé!» y «¡Voltaren, voltaren!» [en referencia al antiinflamatorio], es considerada por la Generalitat como otra vulneración de los derechos de los ciudadanos.

Araceli Mendoza

Araceli ha estado creando y administrando contenido durante más de una década. Tiene una amplia experiencia en el desarrollo de materiales de mercadotecnia, comunicaciones corporativas y relaciones públicas en una variedad de campos que incluyen finanzas, banca, recursos humanos, turismo, educación y administración de ONG. Su especialidad es dar sentido a las complejidades de las grandes empresas.

Sobre Araceli Mendoza

Araceli ha estado creando y administrando contenido durante más de una década. Tiene una amplia experiencia en el desarrollo de materiales de mercadotecnia, comunicaciones corporativas y relaciones públicas en una variedad de campos que incluyen finanzas, banca, recursos humanos, turismo, educación y administración de ONG. Su especialidad es dar sentido a las complejidades de las grandes empresas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *